16. ago., 2017

7. "agUJa E hILo"

"La llamaban “la zurdidora”, un mote casi despectivo a pesar de ser una gran modista… Su tatarabuela ya fue una de las grandes de la aguja e hilo cosiendo para las más adineradas señoras de la corte.

 

De ella había heredado el dedal de oro y piedras preciosas, dado en pago por una exigente dama a cambio de un trabajo impecable aderezado con un puntito de venganza.

 

Ahora, se sentía cansada, los tiempos habían cambiado y mucho.

 

El dedal familiar lo había empeñado para pagar la hipoteca de la casa, la máquina de coser facilitaba la labor, pero las prendas actuales tan ceñidas, con tan poca tela… y los patrones a la moda, dificultaban la complicada labor de ocultar de la Historia los restos del finado en un desafortunado romance extramatrimonial.

 

Era todo un arte dar forma a pliegues, vainicas y volantes para disimular la verdadera naturaleza de la materia con la que estaban elaborados. Ocultar las infidelidades al tiempo que satisfacer las extravagancias de la realeza, no había cambiado tanto."