21. oct., 2017

24. "eL olVIdO"

"Cada vez que salían de casa a dar un paseo a los perros a última hora de la tarde, la misma acusación:

- Te has dejado la luz del baño de arriba encendida

- No, estoy seguro de haberla apagado

De tan habitual el olvido, bromeaban con la idea que una imaginaria “vieja” aprovechaba su ausencia para darse un baño en esa bañera ovalada que tanto les gustaba.

Una noche al regreso del paseo, los perros se mostraban especialmente intranquilos ya antes de entrar en la casa, a medida que accedían al interior iban manifestando temor, llevando sus orejas hacia atrás, encogiendo sus cuartos traseros y bajando el rabo.

Gemían mirando las escaleras que conducían a la planta de arriba, reculaban hacia la puerta principal con jadeos y desviando la mirada.

La pareja se quedó paralizada, no podía ser cierto…

El inconfundible sonido de correr la cortina de la ducha, el penetrante aroma a lavanda, como de agua de colonia viejuna, les confirmó que no estaban solos."

Un "olvido" que nos pone los pelos de punta cada vez que desde la calle vemos la luz del baño de arriba encendida...