21. feb., 2018

¿AUMENTA LA FAMILIA?

El perro sabe mucho antes de que para los demás sea algo evidente, que algo grande viene de camino: un cachorro humano.

Los perros pueden  detectar  ataques epilépticos, bajadas de azúcar e incluso tumores así que para ellos no es una sorpresa cuando aparezca las rayitas o puntitos en el predictor y meses después nazca el bebé humano. 

Por eso es buena idea ir pensando, organizando e incluso introduciendo pequeños cambios en la casa y rutinas para que el día a día de nuestro amigo peludo no se vea alterado negativamente cuando llegue el bebé. Los perretes aprenden por asociación y una regla de oro va a ser que la llegada del bebé sea algo positivo para nuestro peludo amigo.

No por los "celos" que son emociones humanas y los perros no entienden de ellas sino porque si te dejas influir por los miedos e inseguridades que probablemente te lleguen de algún lado, tu amigo peludo acabe relegado en el patio o el garaje, deje de estar con la familia, se olviden sus necesidades y no haya tiempo para él.

Actuar con naturalidad es algo difícil cuando las personas estamos estresadas, nerviosas o preocupadas pero es una receta que funciona muy bien ante los eventos que introducimos en la vida de nuestros perros. El estrés genera más estrés.

Y sea  ante la llegada del bebe, de un abuelo o de un "erasmus" la calma genera calma. 


Cuando tenemos un perrito con problemas o alguna dificultad, es muy conveniente no esperar a la llegada del bebe para buscar solución, hacerlo antes son nueve meses por delante y se pueden aprovechar muy bien.