21. feb., 2018

SOY UN PERRO MAJO

Cómo agradecemos dar durante el paseo con humanos y perros que se respetan y respetan a los otros.


A Blanka K. le cuesta tolerar la cercanía de algunos tipos de perro ( de tamaño grande, de algunos colores...y algunas razas concretas...) y esta mañana que íbamos los 4 (pareja y las 2 perras con su correa larga) vemos que si o si nos cruzamos de frente por un camino con una humana con un bello bellísimo Akita blanc. 

Qué preciosidad de peludo nnunca los había visto yo y he babeado.

De entrada analizamos la situación perro grande, pero también humana caminando tranquila hablando por el móvil y permitiendo que su akita con arnés y correa mediana hiciera lo suyo (detenerse, olisquear, etc etc)...
Hacemos curva metiéndonos en el terreno de al lado del camino, pero Neux se encamina a saludar (es una facilitadora estupenda) y Blanka K. parece que le ha gustado este chico. Aunque insegura se acerca un poco, la humana con el móvil no interviene ¡genial! y al poco Blanka se acerca pero no mucho, ladra un par de veces... ¡vale ya lo he visto de cerca a otra cosa!
Hablamos un poco con la chica mientras tanto (no hay de qué preocuparse por los ladridos ella es muy escándalosa tal y tal).

Lo más chulo y sin tener ninguna intención es que akita y humana han continuado en la misma dirección que nosotros por el camino, pero en paralelo. Nosotros hemos aprovechado el tramo caminando entre los jodidos cardos por el terreno mientras ambas olisqueaban.
Ha sido una oportunidad fantástica para Blanka K. ojalá el día no hubiera terminado con el lanzamiento imprevisto de petardos en el paseo de la tarde y hayamos vuelto con ella en estado de pánico...