21. feb., 2018

PERRO YO-YO

Al pasear con correa con cualquiera de mis perras cuando ya vemos un perrito a distancia que viene en nuestra dirección es momento de valorar si es adecuado continuar o es preferible hacer otra cosa.

Si los perros aun con correa no van a tener la "libertad" suficiente de movimiento...

No continuar.


Los cruces frontales NO SON DE BUENA EDUCACIÓN ENTRE PERROS y la opción más inteligente por nuestra parte es evitarlos sobre todo en lugares estrechos, abriendo una curva en espacios más amplios, o utilizando el mobiliario urbano como barrera o pantalla visual puede ser una buena estrategia si no otra opción (caminar al otro lado de un coche aparcado o de los contenedores de residuos mientras el otro perro camina por la acera, por ejemplo)

El caso que ilustro ocurre lamentablemente con mucha frecuencia (en los perros yo-yo). Son manejados como tales, sube/baja, esos perretes de tamaño pequeño o peor aún CACHORROS.

La otra tarde ya de regreso a casa para evitar un cruce frontal con un perrito que ya viene nervioso y comienza a ladrarnos, Blanka K. también comienza a reaccionar, hay que cruzarse de acera sí o sí.
El dueño no contento con que el motivo de preocupación de su perro haya puesto distancia (nosotros 4), levanta al perro por la correa un par de cuartas sobre el suelo y en el aire a cada ¡¡Shhhh!! da como un pequeño tironcito más a lo que el perro evidentemente gruñe otra vez.
Las consecuencias para este perrito son lamentables tanto a nivel emocional como físico, pues eso quizá ocurra demasiadas veces a lo largo de un paseo...

El tipo sigue su camino en su dirección y nosotros en la nuestra llamado la atención de nuestras perras hacia nosotros mientras nos alejamos (una chuche a tiempo si la cosa les supera demasiado y aún no están demasiado activadas).
Pobres perros...Algunos no sabes ni lo que es subir un escalón.