21. feb., 2018

VIVIR ENCADENADO

Un gratuito maltrato que no todas las personas son capaces de “ver” y que conlleva para el perro graves secuelas que afectan directamente a su salud física y equilibrio emocional.

A pesar de que las secuelas son evidentes en la gran mayoría de los casos, es una práctica habitual y el dia a dia de miles de individuos.

Muchas ciudades contemplan en sus ordenanzas la prohibición de esta práctica pero como en tantas situaciones de maltrato animal, parece que la mayoría prefieren mirar hacia otro lado.


Existe una plataforma llamada Sen Cadeas (sin cadenas) con iformación al respecto y en la que se anima a denunciar esta práctica.


Te recomiendo la lectura del informe elaborado por Avatma Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquiapara que tomes conciencia de la gravedad de "vivir" encadenado.