7. mar., 2018

PEQUEÑOS O GRANDES MIEDOS

La mayoría de las veces, por no decir todas, no pensamos como pueden afectar nuestras decisiones y  acciones habituales en nuestros perros.

Por ejemplo en el hogar, tenemos tan automatizadas determinadas tareas domesticas como poner la lavadora, pasar la aspiradora, secarnos el pelo, usar el taladro, clavar un clavo, abrir la puerta del garaje, el sonido del timbre...

Que sin pretenderlo y en determinados individuos generamos pequeños o grandes miedos en nuestros compañeros peludos.

Si nuestro amigo huye a un rincón quizá pensemos que tenemos un perro tonto o demasiado miedoso, nos parecerá absurdo su reacción a algo tan "inofensivo" y quizá le regañamos por ello.
Si ladra desesperado podemos malinterpretar esa reacción y alguno pensara que el perro es dominante y que no quiere la aspiradora en su territorio (ja ja ja).
Otros quizá castiguen al perro por ese comportamiento o quizá lo ignoren por completo no prestando atención a las emociones que hay tras esa reacción para nosotros desmedida. 

Esos y otros sonidos y aparatos infernales van a formar parte de la vida diaria de nuestro amigo. Y para algunos esto sera su pequeño o gran momento horrible del dia.

Porque no evitarlo?

Que el primer contacto con acciones, objetos o sonidos nuevos o especialmente desagradables sea positivo por ejemplo ante el elctrodoméstico apagado.

Que el proceso de habituación (que lo novedoso sea común) sea poco a poco, gradualmente. Que cuando se cruce con la aspiradora eso signifique que igual nos cae algún trozo de salchicha...

Que ante un evento preocupante cuando nuestro perro nos busque con la mirada encuentre seguridad y calma, "no pasa nada". 

Hoy haríamos de modo totalmente diferente prácticamente todo lo que sin darnos cuenta hicimos cuando incorporamos a Neux y a Blanka a nuestras vidas. Por eso te recomiendo esta pequeña guía que puede facilitar las cosas y que pronto se transformará en un flamante ebook con información ampliada y fotografias familares. 

En la imagen, Blanka tras volver de la clínica veterinaria recién rescatada (julio 2013)