3. sep., 2018

MANIFESTACIONES Y CONCENTRACIONES

De vuelta tras un mes de Agosto con algo de desconexión de cara a las redes sociales voy a retomar estas reflexiones, comenzando con unas situaciones que he vivido, de nuevo, recientemente cuando acudo a los actos revindicativos por la defensa de los animales.

Es algo que presencio con demasiada frecuencia, las personas que meten a los perros bajo su responsabilidad (propietarios, acogida, salidas de la protectora o refugio, et) en situaciones para las que no están preparados. 

Y a lo mejor, hay perros que no lo estarán nunca (cada perro es un INDIVIDUO).

Situaciones que claramente les sobrepasan porque a su alrededor hay personas (en gran número y desconocidas, megáfonos, música...), hay exceso de ruido (alto y quizá nunca escuchado antes), hay otros animales, hay vehículos u otros elementos quizá extraños (personas portando pancartas, banderas, "palos" con carteles...), inmovilidad obligada ante una temperatura adversa (mucho calor o mucho frío) y un entorno que puede ser percibido como "amenazante".

Las manifestaciones o concentraciones en general y contra de los abusos y maltrato hacia los animales en particular no son lugar para acompañarnos de los perros bajo nuestra responsabilidad, excepto que sepamos que éstos lo gestionen adecuadamente.

Yy desde luego es un lugar muy poco indicado para enseñar o "presentar" al perro a posibles adoptantes, hay buena fé detrás al pensar que lo verán muchas personas pero quizá no lo van a ver en su mejor día ¿no crees?

Si el perro que nos acompaña no lo está tolerando ¿quizá debieramos revisar lo que entendemos por abuso y maltrato animal? Si nuestro perro está llevando mal estar en esa u otras situaciones LO SACAREMOS DE ALLÍ con calma pero sin dudar.

Estrés y miedo van de la mano tanto que la salud puede quedar comprometida porque la exigencia al organismo es muy alta en picos elevados de estrés muy frecuentes o de menos intensidad pero de modo continuado. En los perros también,  básicamente los motivos son los mismos que nos estresan a las personas (situaciones que alteran o salen de lo que "controlamos" y situaciones en las que tememos por por nuestra seguridad/supervivencia -sea real o ficticia-). 

El estrés es una respuesta del organismo de adaptación a las situaciones y cambios del entorno, puede ser un "poquito" y ya está, el individuo es capaz de controlar, gestionar su respuesta a l la situación y se "adapta"...

Imagina "Me pongo nervioso cada vez que hablo en público, pero sé que controlo y para ello tengo una estrategia: hago unas respiraciones, me he preparado bien mi charla, tomo conciencia que nada puede pasarme. Prueba superada."

O se percibe la situación como incontrolable (sea así realmente o no) y va incrementando el malestar. La situación puede resultar amenazante para éste y sus respuestas ya no son pensadas, no puede utilizar una estrategia porque su organismo le está preparando para responder ante algo que puede percibir como terrible...

Imagina "Me pongo nervioso cada vez que hablo en público, comienzo a angustiarme, sudo y seguro se me nota, pienso que no seré capaz, haré el ridículo delante de toda esa gente... Me bloqueo, cada vez me estoy poniendo peor, me miran y el tiempo parece una eternidad. No puedo hacerlo, tengo que salir de allí, soy incapaz de dar la charla. "

Una musculatura tensa, ojos saltones con pupilas dilatadas y retracción muy evidente de comisuras de la boca, incremento de la frecuencia cardíaca indican que nuestro compañero peludo lo está pasando muy mal. 

Pero hay muchas señales que nos indican como va la cosa y cómo la va gestionando el amigo peludo. O si va en aumento empeorando tanto su percepción como su reacción al entorno.

Quien mantiene en esa situación a un individuo, desde luego es muy cuestionable su concepción del bienestar animal.  

Señales de estrés a las que debes prestar atención especialmente en estas situaciones:

* hiperactividad (el perro no podrá estar quieto)

* jadeo (sin exceso de calor)

* rascarse (frecuentemente)

* sacudirse (frecuentemente)

* gruñir

* salivación excesiva

* gimoteo

* ladridos continuados

* temblor

 * mordisqueo excesivo (excepto en cachorros)

* emisión de señales de calma 

* exceso de pises o cacas

Señales de miedo a las que debes prestar atención especialmente en estas situaciones:

* inmovilidad (como una estatua)

* intento desesperado de huida (no lleves a tu perro sin correa salvo en entornos seguros para él y para los demás -perros y personas-)

* ladridos continuados, intensos y molestos

* agrede o muerde 

Neux, gestiona bien algunas de estas situaciones por eso me acompaña si no llevo las manos ocupadas por pancartas o similares, más que nada porque solo tengo 2 manos.

Pero con Blanka K. no es posible, al menos actualmente. 

Si de veras gritas "no al maltrato animal" y "amo a mi perro"... Que sea cierto.