21. ene., 2019

HACE 2 AÑOS...

--- De esta reflexión sobre los micromachismos y los microperrismos que he recuperado de mi página de facebook y me apetecía recoger aquí. 

Tenemos en este país una cultura o tradición (no sé como llamarla) o quizá costumbres que por "ligeras" (depende de los ojos que las presencien) se aceptan socialmente, se ven como normales y a pocos escandalizan. 
Por ejemplo, el término micromachismo hace referencia a esas prácticas que suelen evidenciar los pequeños abusos de poder, de violencia (no siempre física), basada en el género. Bajo un equivocado concepto del querer, amar... al otr@, las acciones vistas desde afuera toman forma de maltrato lo mires como lo mires.

En el día a día perruno, veo con pesar como hay un "microperrismo" imperante disfrazado de "adiestramiento" y "educación" caninos, que igualmente son maltrato lo mires como lo mires.

Estarás cansad@ de ver horribles imágenes del maltrato hacia los animales (perros especialmente, ámbito en el que prefiero moverme), del maltrato en sus fases más duras llegando incluso a arrebatar la vida del animal no sin antes hacerle "sufrir", "por lo que hizo" o "o por lo que no hizo".

Curioso argumento que igualmente esgrimen quienes acometen otros deleznables actos contra quienes dicen "querer" a sus parejas, a los perros también se les "quiere" e igualmente como objetos de "querer" "tener" "poseer" pensamos que están ahí para ser lo que nosotros queremos que sean y si no....

Te voy a dar 3 pinceladas de relación entre humanos y perros presenciadas recientemente, saca tus propias conclusiones.

1) A mi pequeño PON en acogida, se le acerca un labrador enorme, precioso, sin correa. Mi peque lleva correa en ese momento, yo dejo espacio y dejo que se saluden. Ya antes de llegar el labrador, su humano ya le está gritando que se quede quito, que le va a hacer daño, que es un bruto...
El magnífico labrador, cuidadoso y como percibiendo que PON es un ser frágil (por su patita), lo huele y rodea con delicadeza. Su humano se acerca con movimiento bruscos, con la correa del perro doblada en 3 partes y y le sacude en el hocico con rabia, mientras le recuerda que le va a hacer daño porque es un bruto.
Acaba de castigar del peor modo posible a su perro por hacerlo maravillosamente bien. Amigo ponte una medalla.

2) En la calle, no llevo ningún perro en este momento conmigo, veo una familia completa formada por la pareja con un bebé en el carrito, y un pequeño de unos 2 años llevando de la correa a uno de los 2 perros de tamaño pequeño de la famila. El perrete va tirando mucho, y el niño corre detrás. 
La mamá le repite en varias ocasiones al pequeño que le diga al perrito que deje de tirar que cuando llegue a casa va a "cobrar".
Acaba de transmitirle al pequeño que los comportamientos que no nos gustan conllevan unos azotes... 
Acaba de poner el práctica el "castigo en diferido", más absurdo, incoherente e ineficaz impoible. Amiga ponte una medalla.

3) A veces coincido con perros y niñ@s, en un momento algo estresante para los perros, dos perros de tamaño pequeño comienzan a gruñirse y resolver su pequeño conflicto. El chaval de unos 13 años le da unos azotes a uno de los perros. 
Yo le pregunto porqué ha hecho eso y su respuesta es tan lógica como terrible: porque para educarles hay que pegarles, yo cuando hago algo que no debo también me ha pegado mi padre.
Acaba de poner el práctica lo enseñado por sus adultos de referencia, el "orden" se mantiene a guantazos. 
Amigo padre del niño, ponte una medalla.

En todos estos ejemplos, la estrategia es la misma, estrategia que se llevará a otros ámbitos de su vida.
Para qué pararse a pensar qué y porque el perro hizo lo que hizo, qué y porque una persona hace lo que hace...

Te dejo una imagen que espero te guste, puede haber diálogo entre los seres, solo eso nos salvará de un mundo del que querríamos huir.